¡LOS RATONES HAN INVADIDO ÁMSTERDAM!

IMG_2241

El ratoncito Sam –vestido con jersey rojo-, en La Casa de los Ratones. DIEGO SÁNCHEZ

La colección de libros La Casa de los Ratones es una oda al reciclaje
El éxito infantil de la escritora Karina Schaapman se ha traducido a 19 idiomas

Por Diego Sánchez Martínez

¡Los ratones han invadido Ámsterdam! Su guarida se encuentra en el corazón del bohemio barrio de Joordan de la capital holandesa. Se trata de una gigantesca casa de muñecas con todo lujo de detalles hecha a la medida de “Sam & Julia”. En el país de los Coffe Shops, no se conocen roedores más fotogénicos que ellos, aunque estén hechos de trapo y no levanten más de ocho centímetros del suelo. Son una pareja de amigables ratones confeccionados con lana y algodón, para los que su creadora, la artista y escritora holandesa Karina Schaapman, construyó toda una mansión, a escala, en la que “poder vivir” mil y una aventuras. Historias que han sido plasmadas en la serie La Casa de los Ratones, que cuenta con cuatro álbumes infantiles publicados, -el primero editado en España por Blackie Little Books-, traducidos a 19 idiomas, entre los que se incluyen, el castellano, el catalán o el vietnamita.

IMG_9381

La mamá de Julia visita la mercería de La Casa de los Ratones. DIEGO SÁNCHEZ

 

La “plaga” mundial de La Casa de los Ratones

Los libros son un compendio de textos y fotografías tomadas a Sam y Julia además de un centenar de ratoncitos más, en todo tipo de situaciones, en medio de los decorados hechos a mano. En los libros se puede leer y visualizar como estos simpáticos roedores: toman tarta en fiestas de cumpleaños, ensayan con sus instrumentos, juegan en el jardín o pintan cuadros, mientras en el resto de pisos, los “mayores” trabajan en mercerías, fruterías, librerías, bodegas, o simplemente realizan los quehaceres diarios de sus diminutas habitaciones. El resultado es una pequeña joya de los cuentos de ilustración hecha de forma artesanal a base de materiales reciclados. “The Mouse Mansion”, -o “Casa de los Ratones”-, es el fenómeno literario infantil neerlandés que, como “una plaga”, ya se ha extendido a más de 26 países de todo el mundo.

IMG_8894

Tienda-Estudio “The Mouse Mansion” en Amsterdam. DIEGO SÁNCHEZ

El ingrediente secreto

En la calle Eerste Tuindwarsstraat 1hs de Ámsterdam, a escasos metros de la casa museo de Ana Frank, se alza la tienda-estudio “The Mouse Mansion”. Aquí es donde, en 2015, Karina Schaapman, -la creadora de la saga- después de un año de duro trabajo de investigación, desarrolló el diseño perfecto para sus personajes principales: Sam y Julia. Cuentan que después del éxito de su primer libro, La Casa de los Ratones, Sam & Julia, decenas de “fans” empezaron a acudir en peregrinación solicitando el patrón de costura para reproducir a tan ilustres ratoncitos. Pero aún hoy, Karina se resiste a dar a conocer lo que asegura que es “el ingrediente secreto”. Fue también en este taller situado en un cruce de estrechas calles repletas de boutiques de diseño y galerías de arte, dónde, una vez creados sus protagonistas, Karina se propuso construirles una monumental casa de juegos con decenas de pisos, unos encima de otros.

IMG_4751

La ratoncita Julia pinta un cuadro en La Casa de los Ratones. DIEGO SÁNCHEZ

Una “13, Rue del Percebe” en 3D

“Mi madre tardó tres años en construir, a mano, toda la casa”, cuenta Ian Schaapman, dependiente en la tienda-taller, e hijo de Karina. La casa original ha ganado varios premios en los Países Bajos y, en la actualidad, se encuentra protegida por una urna de cristal, en la planta de lecturas infantiles de la Biblioteca Pública de Ámsterdam. Decenas de padres con sus hijos contemplan cada día esta obra maestra de las manualidades. También es un punto de reclamo para el turismo más familiar. Karina y sus cuatro hijos (Tom, Ian, Manita y Lili), todos embarcados en el negocio, decidieron reproducir otra casa en el taller, para crear nuevos decorados, y facilitar el proceso de composición y fotografiado. “Dejamos toda la habitación a oscuras, colocamos focos, iluminamos bien, colocamos a Sam y Julia y al resto de ratones, y tomamos las fotografías para los libros”, cuenta Ian con la devoción de un artesano.

A modo de “13, Rue del Percebe”, del genial dibujante español Francisco Ibáñez, pero en esta ocasión en 3D (en tres dimensiones), Karina, una virtuosa de las manualidades, levantó una casa de muñecas de tres metros de alto por dos de ancho. La “mansión” cuenta con más de un centenar de habitaciones, perfectamente decoradas. Una librería con columnas repletas de libros, con la bandera arcoíris en la fachada. Una habitación de juegos con cajas de juguetes y ositos de peluche. Una despensa con cestas de patatas, cebollas, y hasta pimientos colgados. Un despacho con un escritorio, una máquina de escribir antigua, y hasta con papeles arrugados en el suelo. Una tienda de telas, con fardos apilados en las estanterías, con ovillos de lana, y una máquina de coser. Una quesería, con sus irresistibles quesos “gouda”. Incluso, se recrea una de las centenares de calles pintorescas de Ámsterdam, con su canal y su barco de mercancías amarrado. La meticulosidad es tal que la descripción podría ser interminable. No en vano, Karina tardaba de media más de 10 días en dejar lista cada habitación.

IMG_4916

Un padre y su hijo observan La Casa de los Ratones en la Biblioteca pública de Ámsterdam. DIEGO SÁNCHEZ

Cartón, retales, tapones…, y un lema

La mayoría de los materiales utilizados son reciclados. La estructura está hecha de cajas de cartón usadas, y cartón piedra. Para el interior, Karina y sus hijos utilizaron todo aquello a lo que podían dar un segundo uso: retales de telas, botones, envoltorios de caramelos, alambres, cartulinas, juguetes rotos, tapones, corchos, escayola, latas de bebidas, plástico, etc. Desde la calle, a través de los cristales, turistas y curiosos se hacen “selfies” con las nuevas atracciones para los ratones que están colocadas en el escaparate de la tienda-taller: una montaña rusa, un tiovivo y hasta unos autos de choque. Con estos decorados se confeccionó el último y más reciente de los libros de la saga, Una visita a la Feria.

“Mi madre construyó toda la estructura de la montaña rusa con palos de helado”, cuenta Ian. Las vagonetas están hechas de papel, las ruedas, de la barra de unas cortinas, y los focos, con un par de cuentas. Para hacer los esqueletos de los animales del carrusel se utilizó alambre y papel maché. Con una lata de aluminio y yeso construyeron el molde para los coches en miniatura de la feria. “En el mundo de La Casa de los Ratones tenemos un lema, que la basura no existe”, repone Ian Schaapman. De hecho uno de los personajes más entrañables de la saga es el ratón “Trapero”, tío de Sam y Julia. Éste va recogiendo por el “vecindario” todo aquello que los demás ratones ya no quieren, y que se puede aprovechar. Toda una oda al reciclaje.

IMG_5016

Un ratón carga lentejas en una barcaza en uno de los típicos canales de Ámsterdam, en la Casa de los Ratones. DIEGO SÁNCHEZ

En nuestro país, los libros de Sam & Julia son muy conocidos en colegios, bibliotecas y secciones infantiles de las librerías más concurridas. “Vienen muchos españoles que han leído nuestros libros, todavía me asombro de lo conocidos que son en España, confiesa Ian Schaapman. Sam & Julia y su mansión, también son fuente de inspiración para la cada vez más numerosa legión de seguidores del DIY, o “Do it Your Self”, -hazlo tú mismo- ansiosos por recuperar muebles viejos, o reutilizar cualquier cosa y darles una nueva utilidad. En la tienda-taller se puede encontrar desde muñecos de los famosos ratoncitos, pasando por los libros ya publicados, y también kits de manualidades. En su página web http://www.themousemansion.com hay decenas de tutoriales en donde Karina y sus hijos enseñan a confeccionar miniaturas de decorados realistas, reciclando todo aquello que pueda encontrarse olvidado en cualquier cajón de nuestras casas.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: